Pablo Palazuelo

Madrid 1916 – Galapagar (Madrid) 2007

Pablo Palazuelo (Madrid, 6 de octubre de 1916 – Galapagar Madrid, 3 de octubre de 2007) es una de las figuras claves del arte español de la segunda mitad del siglo XX.

Pintor, escultor y grabador, Pablo Palazuelo es uno de los artistas con una trayectoria más significativa dentro de la Abstracción española. Estudia arquitectura en Madrid y en el Royal Institute of British Arquitects de Oxford y, a partir de 1939, se dedica en exclusiva a la pintura. Becado por el Gobierno francés, se traslada a París en 1948, y allí coincide con otros artistas españoles.

En 1949 comienza su relación con la Galería Maeght, entrando en la nómina de esta prestigiosa galería —una de las más importantes del mundo— donde expondrá de manera continuada hasta los años 80. En 1950 empieza su relación de amistad con Eduardo Chillida. Ese mismo año expone en el Museo de Toronto.

1955 destaca en su biografía como el año en que celebra su primera exposición individual en la Galería Maeght y es invitado a participar en el Certamen Carnegie de Pittsburg.

Colabora con diversos números de la revista de artes Derrière le Miroir. En 1961 retoma la escultura. En 1964 participa en una exposición en la sala Juana Mordó de Madrid y continúa enviando obras a los certámenes del Carnegie Institute of Art de Pittsburg.

En el trabajo de Pablo Palazuelo se pueden diferenciar dos grandes momentos, marcados por su estancia en París (durante más de dos décadas) y por su regreso a España. El hecho de que se instalara en la capital francesa a finales de los años cuarenta, y que muy pronto se vinculara a la Galería Maeght de esa ciudad, fue determinante en la proyección de su trabajo. A los pocos años de comenzar a pintar, la obra de Palazuelo estaba ya presente internacionalmente en exposiciones no sólo del arte español del momento, sino también en muestras temáticas que abordaban la abstracción desde diferentes perspectivas; también muy pronto su obra fue incorporada a colecciones de particulares y de museos europeos y americanos. La obra de Palazuelo sobre todo es fruto de una concepción dominante de la abstracción excesivamente lineal, que arranca con las experiencias postimpresionistas en el tránsito hacia el siglo XX y que en los años sesenta logra sus últimas consecuencias con el minimalismo.

Impulsor de la abstracción geométrica, el trabajo de Palazuelo alcanza un enorme valor en el campo del grabado, con una producción artística magnífica que goza de un gran reconocimiento. Su carpeta Lunariae –editada en 1972 para la galería Maeght- y compuesta por ocho grabados en un poderoso blanco y negro, acompañados por los poemas de Max Holzer, está considerada como uno de los trabajos más relevantes de la obra gráfica de toda su generación.

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía le dedicó una exposición retrospectiva en 1995, titulada Pablo Palazuelo. Después vino otra que conmemoraba el Premio Velázquez de las Artes Plásticas otorgado al artista en 2004, a cuyos galardones se suman: el Premio Kandinsky en 1952, el Premio Carnegie en 1958, la Medalla de Oro de Bellas Artes en 1982 y el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1999.

En 2006 – 2007 se exhibe una amplia retrospectiva de su obra en el Museo Macba de Barcelona y en el Museo Guggenheim de Bilbao.

Falleció en su casa de Galapagar (Madrid) a la edad de 91 años.