Antonio Saura

Huesca, 1930 – Cuenca, 1998

Pintor y escritor, considerado como uno de los grandes artistas españoles del siglo XX.

Es el primogénito de una culta familia de cuatro hermanos, su padre abogado del estado y su madre pianista, al que una tuberculosis ósea, a la edad de 13 años, le obliga a permanecer en cama durante cinco años, tiempo durante el cual se dedicó a leer comenzando a dibujar. Autodidacta que nunca recibió formación académica.

A los 20 años expone por primera vez en Zaragoza

En 1952 se traslada a París, donde reside hasta 1955. Allí entra en contacto con las vanguardias de la época, con el informalismo francés y con el arte americano de Pollock y De kooning. Su obra evoluciona desde un inicial surrealismo hacia una pintura de trazos enérgicos y paleta reducida, hacia lo abstracto y el arte gestual.

Cuando regresa a España, se convierte en el teórico de la introducción del informalismo. En 1957 funda en Madrid el grupo El Paso junto con otros artistas españoles como Canogar, Feito, Millares, que utilizaban un nuevo lenguaje cercano a la estética del informalismo.

Su obra toma del surrealismo lo negativo, lo monstruoso, lo natural, lo violento y lo intuitivo, de la técnica pictórica Action Painting, toma el carácter gestual del proceso creativo y del informalismo, la abstracción.

Sus brochazos negros y grises sobre blanco le sirven para volcar su amargura y su rotundo descontento político y social. Sus disecciones de desnudos, autorretratos, crucifixiones, curas, multitudes o sus reinterpretaciones de obras maestras de sus admirados Goya o Velázquez, protagonizan la mayor parte de una extensa obra representada en los grandes museos europeos de arte contemporáneo.

En su última etapa, rechazó el formato pequeño para crear composiciones de grandes dimensiones en las que introduce también el color.